sábado, 3 de marzo de 2012

Cuestión de naturalidad



Comer, dormir, respirar y pestañar son acciones tan naturales como acostarse con alguien. No hay nada de malo en follar con alguien y mucho menos, en hablar sobre el tema. Sin embargo, no todo el mundo lo tiene igual de claro.

Suelo ser bastante clara con este tema. Decir pene, vagina o sexo no me ruboriza y aunque muchos se impacten por ello, ser mujer no es una condición que impida hablar del tema. Pero parece que sí. Hoy mismo he leído un excelente post en Intersexciones que hablaba del tema y creo que lo deja mucho más claro que yo. Recomiendo encarecidamente la lectura, me parece más que acertado su punto de vista.

El caso es que lo que más rabia me da de este tema es la percepción de los demás. Mi autoestima no es de muchos altos vuelos y quizás por ello, que la gente crea cosas que no soy me da más que rabia y más aún, cuando viene de mujeres que son sometidas a la misma sociedad que yo. Con eso si que no puedo.

No será la primera vez que me han dicho cosas del tipo: "tú te tirarías a cualquiera", "a ver si echas un polvo porque sino...", "madre mia estás muy enferma". Comentarios que, a priori, pueden parecer inofensivos pero que en el fondo vienen a decir juicios de opinión que prefiero ni mencionar. Estas expresiones pueden parecer muy de hombres pero que también han sido puestos en boca de mujeres. A todos ellos suele responderles con una frase: "solo digo lo que todos pensáis y no os atrevéis a decir". 

Lo siento, quizás mi carácter es, como bien diría mi compañero Rudy, de no procesar. Soy demasiado impulsiva. Quizás suelto muchas absurdeces al diaria gratuitamente. Quizás mi naturalidad es explosiva y explota en los cimientos morales de algunos. Quizás no sea la niña correcta que está sociedad necesita. Pero señores, no por decir que me gusta que me amen y ser amada, en el sentido más sexual de la palabra, tengo menos educación que vosotros, tengo más actividad sexual o simplemente, me gusta más el sexo que al resto de la humanidad. Simplemente hablo como lo haría cualquiera con pelos en el pecho pero siendo una señorita. Si ese es mi delito.

Tengo bastante claro que está percepción es algo incultado en nuestra sociedad. Es precisamente contra eso contra lo que lucho. La transformación es posible. No conozco en profundidad otro tipo de mentalidades pero tengo que claro que este tipo de comportamientos son diferentes en otras civilizaciones. ¿Qué opináis? ¿Realmente es una cuestión de mentalidad española?

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Simplemente ole y ole Vero! Con un par de ovarios.
    En esta sociedad ya sabes que todavía queda muchos tabues por años pasados.

    ResponderEliminar
  3. Amiga... Te lo he dicho una y mil veces, esa impulsividad es la que a quienes nos importas nos hace ver que eres auténtica. Qué problema hay? Pene, vagina, rabo o coño peludo, si me escuchase mi abuela me diría.. Lavate la boca con jabón, mi madre se descojonaría y luego me llamaría burra y mi hermana lo repetiría conmigo. Es el cambio del tiempo, por suerte ya no vivimos (o no todos) en la sociedad de: un tio se acuesta con mil y es un machote, una tía lo hace y es una zorra. Quien se haya quedado atrás que espabile, quien a día de hoy, en lugar de preocuparse por el paro, por el hambre y por las mil mierdas que atormentan a las personas normales, se preocupe por una expresión "indecorosa"... Tiene un problema mental serio, aparte de un grave problema de hipocresía, que se lo trate. Tú sigue siendo autentica, que es lo que a los normales nos hace quererte cada día más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, anónimo XD. No hubiera expresado nada de lo que ha dicho con mejores palabras!!!

      Eliminar
  4. Lo que no se puede expresar con mejores palabras, ni más claras, ni más precisas, son las ideas que comentas en tu entrada.
    Los que te hemos llegado a conocer bien sabemos cómo eres, y todo lo que la gente pueda juzgar por tus comentarios simplemente se basa en sus mentes cerradas y poco preparadas para afrontar este siglo XXI.
    Además, a juzgar por los juicios (valga la redundancia) de opinión de la gente tras tus comentarios, lo que percibo además es una falta de empatía, ya que si quien hace los comentarios se pusiesen en tu lugar, se darían cuenta de que pueden hacerte daño.
    En este ámbito, ni merece la pena tomar en cuenta ese tipo de comentarios, que te la resbale... Eres como eres, y a quien no le guste que mire para otro lado.
    Debo decir que tu lucha contra estos prejuicios seguro que tendrá éxito, pero aún falta tiempo para que cale en todo el mundo. La sociedad española sigue anticuada.

    Saludos.

    ResponderEliminar