martes, 24 de marzo de 2020

Nacer en tiempos de coronavirus

Aunque prácticamente a todas horas te "escribo" con la mente, hoy lo dejaré plasmado en un papel/blog. Y es que hoy más que nunca necesito explicarte en qué situación estamos y necesito que sepas en qué momento vas a llegar.

Hace días que me preguntaba a qué mundo llegarías. Qué ingenua era si pensaba que a todos los males que te citaba no se iban a añadir algunos más. Y es que estos días parece que no podemos hablar de otra cosa que no sea el maldito bicho. El coronavirus ha inundado todo; se está llevando por delante a muchos y nos está demostrando todo su poder de la peor manera posible.

Pero no quiero hablarte de lo mismo que podrás ver en los anales de la historia cuando seas mayor. Quiero hablarte de nosotras. Llevamos oficialmente unos 10 días confinadas en casa. No somos Anna Frank ni heroínas de guerra, pero si estamos viviendo una situación complicada donde poco será como pensábamos a tu llegada. Lo que será uno de los momentos más emocionantes de mi vida, lo viviré en un estado de alarma y cuidado sin igual y eso lejos de preocuparme como tal, me entristece un poco.

Llegas en un momento en el que salir a la calle parece, y seguramente lo es, una hazaña. Da miedo tocar un picaporte, apretar el botón del ascensor o simplemente comprar una barra de pan. Acciones que, hasta hace unos días hacíamos de forma automática, se han convertido en una temeridad sin paragón. Es por ello que, pese a la emoción que me inunda, por ti, por mi y por supuesto por todos los que están luchando contra esta lacra, nos toca ser muy precavidas y vivir estos momentos de la forma más cauta posible.

Pese a todo, estoy y debemos estar tranquilas. Vivimos en una sociedad con muchos defectos pero, por suerte, también con muchas ventajas. Una sanidad con profesionales de primer nivel que nos ayudarán a que todo salga bien. Por eso, sé que todo va a ir bien. Tengo claro que tu fortaleza poco tiene que ver con tu tamaño. Y eso me ayuda a confiar en que esta situación tan solo será una anécdota más que contarte.

Y es que debemos dar las gracias además a que llegas en un momento en el que hay mucha tecnología. No todo va a ser negativo. Esa que nos permitirá acortar distancias y permitirá que tu familia vea a su nieta, sobrina o prima por videoconferencia, aunque no la puedan tocar ni tocar ni acuchar como te mereces. Esa que te presentará en sociedad de la forma que menos me gustaría pero que más cercana se puede conseguir ahora mismo y esa que nos ayudará a sobrellevar cualquier imprevisto que pueda surgir en unos padres primerizos que intentarán hacerlo lo mejor posible, pero que estoy segura que se tendrán que enfrentar a muchos retos de una forma genuina. Menos mal que nuevamente tenemos toda la tecnología a nuestro alcance para apoyarnos en todos aquellos que nos han brindado su colaboración. No será los abrazos y besos de carne y hueso que necesitas, pero menos es nada.

Como te decía, estoy segura que esta excepcional realidad, que pasará, será simplemente una anécdota en tu biografía. Esa que me imagino, y soñar en estos casos es gratis y gratificante, que se escribirá en las enciclopedias cuando seas la Marie Curie, la Hipatia o la Juana de Arco de tu tiempo. Porque aunque no tengo ni idea si harás historia como ellas, para mi serás una heroína que decidió ponerle al mal tiempo buena cara y llegar a este mundo, ya de por si complicado, con un extra más.
Te espero con los brazos abiertos.


2 comentarios:

  1. Mi pequeña Laia, vas a nacer con superpoder seguro. Ya te queremos :)

    ResponderEliminar
  2. Mucha fuerza y ánimo a las 2, quiero ver que escribes cuando veas el brillo en los ojos de tu pequeña.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar