martes, 19 de septiembre de 2017

Un sueño llamado Freak Wars'17

Ahora que ha llegado la relativa calma después de la tempestad y todavía con las agujetas en el cuerpo, me toca hacer balance. Poner en perspectiva todo lo que ha significado estar en la organización de las Freak Wars'17 y lo más importante, todo lo que he aprendido de ello.

Lo primero que debo decir es que me siento muy orgullosa del trabajo realizado y del resultado. Más de 45 stands comerciales, 18 torneos, algunos incluso nacionales, 18 charlas con ponentes de altura, concurso de cosplay con 10 participantes, unos 800 bocatas vendidos, zona infantil con aforo completo, exhibición de softcombat y más de 3.000 personas (contadas una a una) que vinieron a descubrir, jugar o disfrutar del mundo wargame. Un terreno desconocido pero con enormes posibilidades (creo que nunca pensé que diría esto).

 

Todo conseguido con trabajo y más trabajo. Un año de trabajo que se dice pronto; 365 días en los que Nico, Ross, María, Nat y un servidora no dejábamos de hablar de FW y cómo podíamos mejorar el evento. 365 días en los que quemaba literalmente el grupo del WhatsApp con idas de olla, grandes ideas y muchos nervios. 365 en los que siempre había un espacio para pensar en cómo sería esta nueva edición. 365 días de nervios por saber si realmente estaríamos a la altura o si conseguiríamos que la gente viniera.



He de decir que no todo ha sido sencillo. Trabajar con un Ayuntamiento no es sencillo (aunque, pese a todas las trabas, han hecho posible el evento). Pero tampoco es fácil lidiar con un Nico que nos echa broncas por gastar pero que por contra se vuelve loco con PixarPrinting, las millones de correcciones de Ross, los audios interminables de Nat (o debería decir prima Natalia??) o los mensajes poniéndonos en nuestro sitio de María. Tampoco, porque no reconocerlo, ha sido fácil tratar con mi desconocimiento del mundo wargame y mi despistez absoluta que hace que me tengan que decir las cosas varias veces. Todo ello aderezado con la falta de tiempo y la dedicación totalmente altruista que hace que haya veces que pierdas las fuerzas.

Sin embargo, los ingredientes vitales para que FW'17 haya salido como ha salido han sido otros; el perfeccionismo de Ross, el poder social del tándem María y Nat, la gestión económica de Nico y mi granito de arena en comunicación. Tampoco me quiero olvidar de la inestimable ayuda de Loo con los planos, de Chan con torneos y niños, y de familiares, amigos y vecinos ripenses que no dudaron un segundo en venir a arrimar el hombro cuando se lo pedimos.
 


Pero lo realmente imprescindible en FW han sido las ganas. El ansia de que todo el mundo disfrutara nos ha llevado a discutir, correr, pasar horas delante de un ordenador y maldecir  muchas veces el evento. Sin embargo, han sido esas mismas ganas las que nos han hecho intentar superarnos día a día, buscar nuevas ideas y exprimirnos al máximo.

Y es que el caldo de cultivo "cocinado" por Ross y Nico hace más de cuatro años ha dado un resultado del que estoy totalmente orgullosa. Su empeño en construir una cita de referencia para una de sus aficiones, me han llevado a soñar (literalmente también) con un evento a la altura. Su energía y empuje me arrastraron a sumarme al carro para conseguirlo. Y todo junto ha concebido algo que considero muy grande. Seguramente esa es la mayor lección que me llevo de este duro año de trabajo.

Por supuesto, nos queda mucho por mejorar, aprender y valorar. Y justo eso es lo que da fuerzas para avanzar. Porque pese a las trabas administrativas, la falta de sueño, los moratones por cargar caballetes, tableros y sillas, y los nervios y discusiones, el balance ha sido positivo y enriquecedor. Nos vemos en FW'18.

2 comentarios:

  1. Muchismas gracias por vuestro trabajo... y a toro pasado: ENHORABUENA!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por impulsar este evento. El éxito es cosa de todos :-)

      Eliminar